Visita a la Feria del Libro Antiguo

by Gemma Ferreres

El domingo se clausuró la Feria de Otoño del Libro Antiguo y de Ocasión en el Paseo de Recoletos de Madrid. Mientras permaneció abierta la visité un par de veces y lo que más llamó mi atención fueron algunos ejemplares que muestran la evolución de la educación en los últimos siglos. No pensaba escribir un post cuando los vi, por lo que no tengo detalles sobre títulos, editoriales o año de publicación:

  • Libro del maestro. Manual de los años 60 con propuestas de ejercicios para los alumnos. La típica Enciclopedia Álvarez en su versión para el profesorado. Plantear actividades de aprendizaje es todo un arte. El alumno no siempre las encuentra útiles pero si se diseñan bien suelen ser sorprendentemente efectivas.
  • Manual de técnicas de estudio. No sabría precisar el año de publicación pero me lanzaré a la piscina y diré que por la encuadernación podría ser como muy tarde de los años 30. Lo que me gustó fue comprobar cómo se intentaba escribir “el libro definitivo”, reunir todo el saber sobre una matería, en este caso, sobre cómo estudiar. Y eso en muy pocas páginas. Compendio y síntesis, algo que echo de menos en las obras actuales, tengo comprobado desde hace años que hay que adquirir varios libros sobre un mismo tema para obtener una visión general. Además, hay que filtrar mucho, pues suele haber demasiada información “de relleno” o simplemente prescindible.
  • Cuidados del recién nacido. Tal vez no sea estrictamente un ejemplo de la historia de la educación tal como la entendemos hoy. Se trata de poco más de un folleto, sin cubiertas y de unas 60 páginas como mucho, publicado en torno a 1880, pero tiene mucho encanto.

Seguro que había más obras interesantes. Recuerdo un tomo sobre la historia de la alfabetización en los últimos doscientos años que no me atrajo por ser una fuente secundaria cuando yo prefiero los documentos históricos.

No compré ninguno de los libros mencionados porque hace años decidí no volver a coleccionar nada; lo único que tengo es algunos números de Cuadernos Rubio que encontré regalados en un “todo a 100”. El coleccionismo suele ser una sangría para la economía doméstica, requiere mucho espacio en las estanterías y acabas obsesionándote por esa pieza cara y difícil de conseguir que siempre falta en tu colección, no importa lo completa que sea.

La didáctica, por el momento, seguirá siendo una afición y mis títulos en la materia seguirán cogiendo polvo.