¿Qué pasó en agosto de 2012? Samsung, condenada a pagar 1000 millones de dólares a Apple


Un jurado de San José, California, ha sentenciado que Samsung infringió seis patentes de Apple y condena a la compañía surcoreana a indemnizar a su competidora con 1.000 millones de dólares.

Esta tabla extraída del New York Times resume las patentes en litigio:

Mis reflexiones sobre la guerra de patentes:

  • La “peculiar” legislación sobre patentes estadounidense, muy distinta a la de otros países, y que permite registrar cosas como la compra en un clic de Amazon (¿alguien lo recuerda?) o los bordes redondeados del iPhone. No soy experta en derecho y mucho menos en patentes, por lo que no me extenderé.
  • ¿Copia o estándar? En internet, si algo funciona se imita. ¿Dónde está la frontera entre la copia y la necesidad que tienen los usuarios de un funcionamiento estandarizado? Si para usar una página web o un ordenador distintos tuviéramos que aprender su mecánica desde cero estaríamos paralizados. ¿Tengo que conocer cinco formas distintas de hacer scroll o zoom? Por el momento, la solución parece que está en pasar por caja cada vez que se emplea una invención de un tercero. Y volvemos al punto anterior.
  • ¿Competir en los mercados o en los tribunales? Aunque Apple abrió un mercado y lo lideró con el iPhone, actualmente los smartphones con Android son líderes en ventas (51%) y, dentro de este segmento, Samsung representa el 17% de las unidades vendidas. El verdadero objetivo de las disputas legales de Apple sería Google, la empresa detrás de Android, y se ha sabido que Larry Page, CEO de Google, y Tim Cook, CEO de Apple, han mantenido conversaciones para evitar la vía legal. Para el fallecido Steve Jobs Android siempre fue “un producto robado”.

En cualquier caso, la sentencia del tribunal californiano, es sólo un hito en un proceso que se prolongará en el tiempo y no se juega solo en casa sino que se ramificará por distintos países. En Tokio, un tribunal ha determinado que Samsung no infringió una patente por la que le demandó Apple en Japón.

Medium y Branch
Iba a ser la noticia del mes, el lanzamiento de Medium y Branch por parte de los fundadores de Twitter y Blogger pero, al funcionar solo por invitación, su despegue está siendo lento.

Los titulares, por sintetizar, las describen como las nuevas “redes sociales”, como si la capa social obligada para todo nuevo servicio bastara para definirlo. A falta de conocerlos en mayor profundidad, Medium, como su nombre sugiere, quiere ser un medio construido por las aportaciones de sus usuarios, que se agregan y se organizan a través de los votos. Branch, por su parte, pretende ser el sitio donde tengan lugar las conversaciones en la red, sin la limitación de 140 caracteres de Twitter. Tumblr o Quora vienen a la mente. La primera impresión es que los dos nuevos servicios deberán atravesar una fase de definición y moldeado por sus usuarios antes de que sepamos si revolucionarán de nuevo internet o se los llevará el viento.

Twitter y su API
Ya nos hemos referido anteriormente a los bruscos cambios que está introduciendo Twitter en su relación con terceros. Este mes la noticia han sido las restricciones al uso de su API. Un gráfico en el blog para desarrolladores explica muy bien qué usos son bienvenidos y cuáles tendrán que desaparecer. Twitter apuesta por partners que analicen sus datos o den visibilidad a sus contenidos. Sin embargo, los clientes de Twitter, que “sustituyen” al propio Twitter (web y apps) tienen los días contados.

Se debate sobre el daño al ecosistema Twitter que estas decisiones producen pero lo cierto es que la compañía tiene que consolidarse y encontrar un modelo de negocio y estos y otros pasos apuntan en esa dirección.

Breves
Una noticia que puede sentar precedentes: Google pagará en Alemania por mostrar titulares de periódicos.

Un nuevo ajuste de posiciones entre los grandes: Amazon ofrecerá el servicio de mapas de Nokia en el nuevo Kindle Fire.

Finalizamos con la vídeo-presentación del nuevo logotipo de Microsoft, que sustituye al antiguo después de 25 años.

Y, para nostálgicos, un recorrido por los logos de Microsoft a lo largo de la historia:

Mi opinión sobre el curso de HCI de la Universidad de Stanford en Coursera

Hace un par de semanas un viejo link me llevó a este curso de HCI (Human-Computer Interaction) de la Universidad de Stanford impartido por Scott Klemmer y disponible en Coursera.

Ahora que me dedico a crear cursos online decidí echar un vistazo a lo que hace la “competencia” :)

Lo que más me gustó:
Definitivamente me gusta asistir a clases, también online. El conocimiento estructurado y condensado es lo que encuentro más valioso y es uno de los motivos por los que descarto la lectura de muchos libros o artículos: sé que un gran porcentaje es contenido de relleno o no es capaz de seguir un hilo argumental claro.

Este criterio, por supuesto, lo aplico en mis cursos en internetizacion.com: contenido interesante y útil y nada de hacer perder el tiempo a los participantes.

La cercanía que se logra con el formato vídeo: inmediatamente te familiarizas con el profesor. Su voz, sus gestos, imprimen el carácter al curso, le dan un tono más serio o más informal o ayudan a distinguir lo importante de lo accesorio.

El archivo de imágenes y recursos de Stanford. En YouTube se encuentran algunos de los famosos vídeos de demos históricas que insertan en sus clases, pero no todos.

Lo que mejoraría:
Ya he escrito alguna vez mi opinión sobre el uso del vídeo. En un contexto educativo, siempre he sido escéptica. Cuando apareció la televisión fueron muchos los que creyeron que serviría para formar a la población. Se consiguieron algunos logros, con Barrio Sésamo como máximo referente, pero si echamos un vistazo a la programación de hoy en día queda claro que la promesa no se ha cumplido.

Con internet la interactividad del vídeo ha mejorado ligeramente pero sigue sin dar el control al usuario. Poder pulsar “pause” o completar un test en el minuto tres no mejora mucho mi aprendizaje.

Para solucionar estas ineficiencias, en internetización utilizamos un slider propio que permite al usuario gestionar su ritmo de aprendizaje, revisar conceptos, avanzar o retroceder en el contenido a su gusto con mayor facilidad que en formato audiovisual.

Por último, eché en falta mayor profundidad en los contenidos y la opción de descargarlos pero, por supuesto, estamos ante un curso introductorio que se ofrece gratuitamente en Coursera, por lo que no tiene mucho sentido quejarse.

Si te interesa el campo de la UX (experiencia de usuario), la usabilidad y el diseño de interacción es un curso que recomiendo.