Escultura instantánea en Central Park Son muy típicos los puestos callejeros de artistas que dibujan tu retrato o caricatura en veinte minutos. En la Plaza Mayor de Madrid, sin ir más lejos, se les puede encontrar a diario. Lo que no es tan habitual, o al menos a nosotros nos ha sorprendido durante nuestra estancia en Nueva York son los puestos de «escultura instantánea» (instant sculpture). El procedimiento es el mismo, te sientas frente al artista y en menos de media hora tienes tu retrato en arcilla por treinta dólares, a los que hay que sumar -tenía truco- otros diez por la pintura y otros diez por el marco. En total, cincuenta dólares, un precio razonable por una pieza de arte.

Si durante un viaje a Nueva York quieres hacerte con uno de estos retratos, sólo tienes que ir a a la esquina Sureste de Central Park y lo encontrarás, es el primero de la fila de caricaturistas. En tres meses, sólo hemos visto a este artista y a otro enfrente de Port Authority. No sé con certeza qué días están o si sólo trabajan en verano, festivos etc. En nuestro caso, nos aseguró que Labor Day era el último día que estaba, pero sonó a truco de mercadotecnia.

El procedimiento para esculpir los retratos parte de un molde de una cara que el artista rellena con arcilla. Es el mismo para todos. Posteriormente, lo que hace es quitar y añadir el material sobrante o que falte para conseguir las facciones.