Un amigo, a propósito de la aventura que emprendemos la próxima madrugada, me ha enviado un texto motivacional del que extraigo este fragmento. Abstenerse enemigos de los libros de autoayuda :-)

Cuando, alrededor de sus cuarenta años de vida, las águilas maduras no pueden utilizar ya ni su pico ni sus garras retorcidas, destruyen el pico envejecido golpeándolo contra las rocas. Después de un largo ayuno crece un nuevo pico con el que se arrancan de raíz las plumas viejas y las inservibles garras. Con su equipaje renovado las águilas emprenden el vuelo de una nueva vida.

2 comentarios

Los comentarios están cerrados.