Muchas personas nos han pedido que escribamos un blog con nuestras aventuras (o desventuras) desde que anunciamos que en 2011 íbamos a pasar largas temporadas fuera de España. Falta una semana para que iniciemos la, llamémosla así, Aventura2011, así que, comienza la narración.

Rubén y yo iniciamos una excedencia en nuestros respectivos trabajos en enero de este año. La excedencia no es una fórmula muy publicitada por las compañías, salvo para ausencia breves por cuidados de hijos o familiares enfermos, pero existir, existe.

Desde que en 2009 viajamos a Japón el sueño de Rubén era vivir una temporada en Tokio, pero con el esquema de funcionamiento de las empresas, sus 22 días de vacaciones al año, eso era imposible. La idea fue creciendo y madurando y un día, a finales de 2010 cristalizó.

Elegimos Tokio como primer destino por el clima de Japón en verano, que después de la experiencia en China en 2010 queríamos evitar.

El segundo destino será Estados Unidos, en concreto Nueva York. Este destino lo elegí yo :-)

Las estancias serán de tres meses en cada país. ¿El motivo? Ahorrarnos trámites burocráticos, ya que para residir más de 90 días en estos países se necesita un visado y el papeleo es considerable, según nos explicaron en ESL, la escuela de idiomas que hemos elegido para nuestros cursos en el extranjero.