Monthly Archives

12 Articles

Temblor de tierra

Esta mañana, madrugada en España, he vivido oficialmente mi primer terremoto en Japón, aunque en Tokio, afortunadamente, apenas se ha sentido.

A las 11 de la mañana, de repente, he notado cómo temblaba la mesa sobre la que tengo el ordenador. Ha sido un temblor similar al que produce el paso de un tren pero continuado. No ha durado mucho, tal vez un minuto. No me he puesto nerviosa pero, la verdad, no sabía muy bien qué hacer, para empezar, porque no sabía si era un terremoto, dada su levedad. Si miraba por la ventana veía a la gente tranquila así que no parecía nada grave. Finalmente, me he levantado y me he puesto bajo el dintel de una puerta, que es lo que aconsejan en estos casos. Todo esto, por supuesto, ha durado menos de lo que he tardado en escribir este post.

Fotos de Tokio en Flickr

El domingo por la tarde nos dimos una vuelta por Shibuya, famoso por su cruce.
Shibuya
No soy muy lanzada tomando fotografías por si alguien se molesta pero estuve toda la tarde tirando fotos sin problemas. Sin problemas hasta que, en el lugar más inesperado, el Starbucks que ocupa la principal esquina, me impidieron fotografiar la tabla de precios de sus cafés en yenes :-( Una vez en la planta superior, sin embargo, no tuve problemas, tal vez porque en vez de una cámara llevaba sólo el iPhone. Así que, os dejo con algunas instantáneas del cruce de Shibuya visto desde el Starbucks y algunas otras tomadas en los alrededores:

Del “vuelva usted mañana” a la eficiencia japonesa

Es domingo por la mañana, ya he desayunado y estoy esperando a que llegue un empleado de la compañía de gas para que dé de alta el suministro. Sí, ya sé que parece que eso ya lo he contado pero es que ¡nos hemos trasladado a otro apartamento! Remito al post de Wonton “Operación carámbano” para saber más sobre el tema.

En España sería inimaginable que un operario se acercara a tu casa un domingo por la mañana. O que lo hiciera tan sólo unas horas o un día después de tu mudanza. Estamos acostumbrados a largas esperas y a someternos a la tiranía de los proveedores.

La misma eficiencia demostró ayer la agencia al trasladarnos al nuevo apartamento en cuestión de horas desde que lo solicitamos. Si a las 13 horas estábamos en sus oficinas lamentándonos de lo gélido del apartamento, a las 16.30 estaba abajo la furgoneta esperando para la mudanza. Me río de los cursos de “atención al cliente” y de la llamada “vocación de servicio” que conocemos en España.

Con la conexión a internet ha sido igual de sencillo. Ya nos temíamos una espera de diez días cuando nos dijeron que podían facilitarnos “una LAN”. Así que estamos conectados mediante cable de red. No hay wi-fi, así que no puedo usar el iPhone (ni Instagram :-( ) pero en un par de días debería estar resuelto.

Consejos de seguridad